jueves, 14 de abril de 2011

LIMPIEZA MUNICIPAL (y III)

El poder de los Euros siempre está en manos de los que más trienen

Las limpiezas planificadas desde los medios municipales no cesan. En Madrid todavía quedan lodos en torno al chabolismo, que el actual gobierno municipal prometió erradicar en 2011. No está siendo fácil, y eso que desde 2003 han desmantelado 1970 chabolas y realojado a más de 4000 familias. Muchas almas parecen. Son datos políticos y, por tanto, poco fiables. Tampoco hay que fiarse de la cifra confesada en ese enjuague: 14,2 millones de Euros dicen que se han gastado.

Este jalbegado está levantando mucho polvo. Madrid no está limpio de chabolas, ni mucho menos, digan lo que digan. En las postales turísticas no se ven, claro; ni en el “Madrid Río”, ni en la playa fantasma del Manzanares, que es lo que ahora toca vender. El Ayuntamiento destruye las infraviviendas del sur y los gitanitos se van al norte. Luego, cuando estorban otra vez, los realojan en viviendas sociales. No a todos, solo a unos pocos, los justos para lavar la conciencia municipal. Y esto, ya se sabe, produce ampollas que escuecen a los madrileños parados que no pueden pagar sus hipotecas. Así es comprensible, y lamentable, que se pierda el sentido de la solidaridad en la misma medida en que disminuye el poder adquisitivo. Los contribuyentes no ven con buenos ojos que otros se beneficien de los impuestos que ellos pagan.

Como los ciudadanos ya no se fían de casi nada, cualquiera puede pensar que este fregado tampoco se enjabona con la pulcritud y la salvaguarda de los derechos humanos de los que más sufren, sino con los dinerales procedentes de los terrenos recalificados donde estaban las chabolas, que se están destinando a la construcción de viviendas caras o a la ampliación de zonas industriales. Lo de siempre. Más mentiras y el poder de los Euros en manos de los que más tienen.
***************************


8 comentarios:

Manuel dijo...

Querido Alex: de repente he visto la imagen de Jesús Gil y su Marbella sin mendigos.

¿Acaso vuestro gallardón se ha aficionado al futbol también?.

Un abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

¡Qué bueno, Manuel! A Jesús Gil ya no le podemos traer de donde esá y ponerlo en su sitio. A Gallardón, a reyes, a salvapatrias y a todos los capitostes que no quieren mirar los paisajes que tú ves con tanta claridad, si que los pondría yo en esa "marfea" de la foto, para que vieran lo que sufren los que no tienen.

Un abrazo, fuerte, buen amigo.

Alex

Mari Carmen Azkona dijo...

Alex, hay que reconocer la habilidad que tenemos en este país para esconder bajo la alfombra lo que no nos gusta. Está pero no se ve.

Continua limpiando. Tú sabes barrer y no esconder.

Besos y un fuerte abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querida Mari Carmen, la hipocresía y el cinismo nos llevan a esconder lo más evidente. Nunca faltarán las alfombras en los despachos del poder, ¿con qué van a cubrir, si no, las inmundicias de sus mentiras, de sus incoherencias, de sus injusticias y hasta de sus tareas incumplidas?

Gastaríamos todas las escobas y fregonas en limpiar las basuras que nos esconden nuestros capitostes. Esto es el cuento de nunca acabar. Aunque esta entrada sea la tercera (la última) de una serie de limpiezas queda tanta faena que no acabaría de contarse ni en mil articulillos de estos que tan poco representan. Pero seguiremos, claro que sí; aunque solo sea hablar por hablar.

Te deseo buen descanso y felices vacaciones, aunque sean cortas.

Un abrazo fuerte.

Alex

Emilio Porta dijo...

Puse un comentario y, una vez más voló. Alejandro, tienes que mirar este tema. Pasa a menudo en tu blog. A veces me olvido de copiar y pegar por si acaso...pero solo me ocurre aquí. Ayer lo dejé. Hoy lo voy a intentar de nuevo. Porque era otro comentario largo. Perdido para siempre. Y decía tantas cosas...Solo me veo capaz de contar el resumen...sabéis como pienso, así que no soy dudoso. El problema es el deseo de muchos de los mendigos. No aceptan el cambio, ni la tutela, ni el cuidado. Quieren vivir y dormir en la calle. Yo he hablado con ellos. Y con voluntarios de los servicios sociales del Ayuntamiento: no hay nada que hacer. Para muchos todo lo que no sea la calle es la cárcel. Es un tema mucho más complejo de lo que parece... porque no se puede obligar a nadie a vivir de un modo que no desea. No es un delito vivir en la calle. No puede serlo dormir en un banco de un parque o una acera. Hay mucho alcoholismo entre estas personas. Y no quieren abandonarlo. Internarlos va contra los derechos elementales del individuo. Yo se que los Servicios Sociales, en invierno, en Madrid, se matan por recoger gente. Pero hay incluso agresiones por parte de los indigentes. El tema es mucho más complejo de lo que parece. Es la sociedad la que está enferma, la vida la que les pone en esa coyuntura, en esa elección. Es un tema que conozco bien...el parque de al lado de mi casa es la habitación a cielo abierto de una docena de indigentes, que ni siquiera piden. Cobran su paga mínima y se la gastan en un bocado escaso y en varias botellas diarias de alcohol. Y no hay nada que hacer. Salvo internarles en albergues a la fuerza. Y, cuando en casos extremos, en inviernos muy crudos, se ha hecho, se escapan. Es así, también es así, creo que lo sabéis.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Emilio, siento lo que te ocurre con tus comentarios en este blog. A mi también me ocurre alguna vez. La última fue cuando inserté el que puse en tu blog, en la entrada TIEMPO DE VIVIR. Menos mal que antes de pinchar al "publicar" se me ocurió copiar. Creo que nos pasa esto cuando los textos son más extensos de lo que puede ser normal. Tenemos que acostumbrarnos a "copiar", y hasta sería bueno guardarlos (yo no suelo hacerlo) en un archivo para testimonios futuros. Digo todo esto por si, además, puede servir a otros compañeros.

Y dicho lo dicho, Emilio, tu comentario, lleno de interés como siempre, tiene poco que ver con el contenido de mi última entrada, más dedicado al chabolismo, a su provecho electoral para los alcaldes de turno, y a la especulación que los Ayuntamientos (en este caso el de Madrid) practican con las recalificaciones de los suelos donde se asientan los poblados de infraviviendas.

Pero no te preocupes, el problema de los mendigos no tiene desperdicio en materia de interés social (yo retraté esta situación en un cuento: EL CAMINO QUE NO ERA). En tu comentario aportas detalles y experiencias propias. Es además otro tema tratado recientemente en el Ayunatmiento de Madrid y en la CAM. Para este jueves (mañana) ya tengo programado el tema de la semana, pero si te interesa -y creo que es muy interesante- el próximo puedo tratar el problema de los indigentes en Madrid (del que también tengo datos), donde concurren discrepacias políticas, incluso entre miembros del mismo partido, asuntos económico-presupuestarios, calidad de servicios sociales puestos en entredicho, responsabilidad de los organismos competentes y libertad individual: inalienable mientras no afecte la libertad de los demás. Puede ser tema de otro artículo, si así lo preferís.

Deseándote un feliz descanso, recibe un abrazo fuerte.

Alex
(P/D: antes de picar en "Publicar un comentario" lo he copiado por si acaso.

Emilio Porta dijo...

Querido Alex, ya se que no era el tema principal de la entrada. En lo que había escrito antes, hacía referencia a este tema que comento solo de final, pero antes hablaba de los políticos. Lo que pasa es que era un tema más conocido y, al rehacer, me fuí por estos cerros de Úbeda que me parecen de gran interés, dadas las declaraciones de Gallardón y de otros munícipes sobre que las ciudades estén limpias de mendigos. Demuestra desconocer incluso los informes de sus propios departamentos asistenciales. Cosa lógica, pues, como sabes, el Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid dijo en un pleno nada menos que, en Madrid, "no existía el Metrobús" ( claro, él no lo coge nunca )...De todas formas tengo la cabeza en tantos sitios que probablemente yo diré un día que no existe internet...je, je. Es por quitar hierro a la realidad. Te he puesto otro comentario más personal en mi blog, de réplica a tu contestación a mi otro comentario. En fin...tiempos más que de silencio y reflexión, en muchos otros aspectos, de supervivencia. Sí, ese es el mejor título para todos nosotros. Un enorme abrazo, Alex.

(Ha vuelto a pasar. Al dar a vista previa, comentario, !zas! !A la nada! Esta vez no creo que fuera largo. Mira a ver la limitación de carácteres, Alejandro. Menos mal que esta vez lo había copiado y guardado)

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Efectivamente, amigo Emilio, muchos políticos firman mandatos, informes, presupuestos y sustentan en sus manos grandes tejidos de la vida social, y luego desconocen por donde van las hebras de un triste hilván, como le pasó al consejero de transportes sobre el metrobús.

Es otro ejemplo más que ha de animarnos, no solo a decir basta, sino a participar de forma activa para no continuar así.

Tampoco podemos continuar perdiendo comentarios, como te ha vuelto a ocurrir, habrá que corregir estos fallos.

Un abrazo fuerte.

Alex