jueves, 27 de enero de 2011

MÁS INJUSTICIAS

Los servidores públicos que no cumplan con su deber, ¡a los leones!

No voy a seguir con las injusticias que sufren los fumadores y los que no fuman. Ya está bien de tanto humo. Sin embargo, si que voy a seguir reflexionando sobre los desafueros de otras leyes o costumbres con rango de ley.

Me dio la idea Francisco Matilla, personaje de EL PREMIO (clic para leer). Sus quejas sobre las diferencias sociales y económicas parten del debate mantenido entre los políticos acerca de sus sueldos y las pensiones que cobrarán después de pasar por los escaños del Congreso o del Senado.

Los mandatarios públicos cada vez hacen menos uso del consenso cuando trabajan en beneficio del contribuyente. Sin embargo, para fijar sus asignaciones y prebendas la unanimidad es inmediata.

Cualquier currito de los que cogemos el metro cada mañana tampoco discutiríamos con los compañeros de turno para pactar unas retribuciones fijas superiores a cinco mil eurazos; eso sin contar con los gastos de libre disposición o los tapabocas, que ni se ven ni cotizan. ¡Hay que jeringarse! Y encima, con once añitos de permanencia, cobran el 100% de la pensión máxima. Algunos, con un cinismo sin atisbos de vergüenza, se atreven a decir que es lo justo, dada la importancia y los sacrificios que les exige el trabajo.

A cualquier trabajador nos pone el sueldo el jefe que nos paga, y si no cumplimos, a la puñetera calle. ¿Por qué los políticos tienen que ser distintos a los demás? Otra injusticia.

Si no cambian las leyes y los ciudadanos no podemos poner el sueldo a nuestros servidores públicos y prescindir de ellos por ineptos, sin necesidad de elecciones, tendremos que repasar la biografía del Marqués de Esquilache. Quizá nos aporta ideas sobre lo que convendría hacer.
-----------------

10 comentarios:

Manuel dijo...

Alex, estoy moderadamente preocupado por este tema. Me explico.

No soy persona que de por bueno "lo que se dice". Tampoco me gusta hacerme eco de cosas que no se si son verdad o no.

Hasta ayer mismo me he traicionado en este aspecto y con respecto a este asunto. Si: me he hecho eco del tema de los sueldos y pensiones de ministros y diputados... en fin, de lo que hablamos. Y lo he hecho con auténtica rabia.

Pero ayer... Te explico: en el coche escucho casi siempre Radio-5. Un comentarista, ayer por la tarde, sobre las 17:30 hablaba de esto con ciertos datos (ignoro también su veracidad). Decía que el tema de las pensiones facilonas era totalmente falso. Ampliaba diciendo que solo, en casos extraordinarios, se había hecho. Y citaba un caso paradigmático. Cuando un diputado, por razones históricas, no ha podido completar las aportaciones a la S.S. para alcanzar su pensión, se le facilita el acceso a ella. El caso del que hablaba era el de Santiago Carrillo el cual, por razones del exilio, no había podido cotizar.

Insisto que no tengo ni idea de la verdad del asunto. Desde este tu foro agradecería a quien pudiese proporcionarme datos "fiables" sobre el tema. Por favor, no datos de opinión: esto es un tema objetivo, o existen o no existen esas prebendas.

Gracias por tu artículo. Ojalá alguien nos ilumine.

Un abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Manuel:

Comprendo tu preocupación aunque sea moderada. Lo cierto es que hablar del sueldo, de los sobresueldos y de las pensiones de nuestros parlamentarios es fácil. Sin embargo, manejar cifras fiables es complejo, pues no todos los diputados y senadores están en las mismas condiciones porque su grado de ocupación no siempre es el mismo. Y naturalmente, como bien observas, no debemos hacer "fiable" todo lo que se lee y se oye. Los distintos medios de comunicación, debido a su posicionamiento ideológico, no suelen coincidir en la calidad de sus matices en casi nada; en esto, tampoco.

Según la información de que dispongo, bastante fiable por haberla contrastado, aunque no firmaría yo que fuese al cien por cien, te ampliaré algunos datos al respecto. Con la aportación de unos y otros, siempre con la mejor inmtención, podremos acercarnos un poco más a la realidad:

1º)SUELDOS. El salario base de los diputados y senadores es de 3.126 €, mensual, con catorce pagas anuales. Los que viven en Madrid tienen un compplemento de 840 €, según unas fuentes, u 839 €, según otras, y los de provincias 1.800/1.760 €. Además, por dietas y viajes oficiales, reciben entre 390 y 400 €. Los portavoces, además de lo dicho, reciben otras asignaciones: 1.978/1.980 € en concepto de gastos de representación y 1.050 € de libre disposición. El asistir a comisiones de trabajo conlleva otros ingresos extras, a los que nadie pone cifra. Unas fuentes cierran el salario medio en 5.078 €, mientras que otras aseguran que supera lo 6.000 €.

2º) PENSIONES. Dos fuentes de las consultadas coinciden en que con 7 años de permanencia, los parlamentarios tienen derecho a un complemento de pensión del 80%, y con 11 años el 100%. Una trercera agencia de noticias incluye un tercer tramo: con 9 años el complemento sería del 90%. Estos complementos no se cobran cuando cesan como diputados o senadores, sino cuando les llega la edad reglamentaria de la jubilación, 65 años o los 67 que serán en el futuro, si la reforma se hace efectiva. Lo normal es que no todos recurran a estos complementos, pues la mayoría suelen cotizar por sus actividades profesionales los años reglamentarios para cobrar su pensión íntegra.

3º) COPIA LITERAL DE UN AVANCE DE EL PAIS DE FECHA 28-1: "Según una carta que José Bono envió a todos los diputados en febrero de 2010, desde 1977 ha habido 3.609 parlamentarios de los que solamente 70 tienen reconocido el complemento de pensión con una aportación media de las Cortes de 1.066 euros mensuales. Se trata en su mayoría de diputados de las primeras legislaturas que venían de la clandestinidad o del exilio y no cotizaron lo suficiente para tener la pensión máxima", como podría ser el caso de Santiago Carrillo. (He visto el facsimil de la carta citada, y he leído la entrevista de S.C., que coincide con lo que se dice).

4º) CABREOS. Los cabreos que nos cogemos todos, al menos muchos, entre los que me incluyo porque todavía me considero libre para ello, no es todo por lo que ganan, que también, sino porque no nos satisface el trabajo que nos hacen, ni los que mandan ni los que quieren mandar. Vamos, como dicen en mi pueblo, "no nos sacan la zorra del centerno". Y si estamos en periodo de reformas sociales y económicas, con los consabidos apretones de cinturón para los del salario mínimo interprofesional, los mileuristas y las pensiones de viudedad, lo lógico es que los políticos sean los primeros que empiecen a ahorrar en beneficio del déficit que tanto nos aprieta. Nada más.

No sé, querido Manuel, si esto te habrá aclarado algo. Te prometo que es pura información, con la contaminación que, por mucha asepcia que se ponga, pueda tener. En cualquier caso, te agradezco tu participación, siempre valiosa y enriquecedora. Igual agradeceré a quien nos aporte más datos o noticias que nos abran nuevas perspectivas.

Un abrazo fuerte.

Alex

Manuel dijo...

Gracias Alex. Me sirve en la parte en que me das información que creo coherente. Si es cierto lo del complemento de las pensiones en los tramos de 7 a 11 años, me parece indecente, se utilice o no.

Y, en fin, totalmente de acuerdo contigo con el tema de las prebendas de los políticos. ¿Cual es la trampa?. Todos la sabemos: para que la cosa cambie han de cambiar las leyes y para que las leyes cambien son los políticos lo que han de cambiarlas.

Me ahorro la conclusión, ¿verdad?.

Un abrazo.

Emilio Porta dijo...

Todo esto lo multiplicamos por el número de funciones dobles ejercidas en las autonomías, no por funcionarios, sino por políticos de carnet y nos da otro punto más de reflexión: el porcentaje enorme que va de los impuestos pagados por todos los españoles a una serie de personas cuyo único mérito ha sido apuntarse a la cola de los partidos políticos. Poco a poco, con el paso de los años, la cola va acercándose a la cabeza, formando unas bolsas de individuos que viven del cuento y a costa del erario público, o sea, de todos nosotros. Y viven bien. Muy bien. Y sin gastar un duro, gracias a tarjetas y gastos de representacion...!qué escarnio!.
La mayoría de ellos tienen una formación teórica muy baja y una formación práctica igual de baja o menor. La dirección política del país está en manos de unos señores que tienen el mayor índice de absentismo laboral del país, que ni saben ni conocen en su mayoría nada de la "cosa pública" y de las materias en las que están inmersos, que tienen prebendas, dietas, y condiciones económicas vergonzosas y que, además, se consideran por encima de los que los han elegido, en vez de agradecer con su trabajo y esfuerzo el hecho de ser unos mandados de los electores. El sistema, la actual democracia, es corrupto en sí, no sólo economicamente, sino por la propias políticas que la sostienen, y más con una Ley electoral de vergüenza que permite que dos partidos ( los dos igual de corruptos ) se beneficien de los resultados electorales y que teniendo sólo diez veces más votos que, por ejemplo, Izquierda Unida, tengan 100 veces más diputados. Todo esto es una farsa impresentable que, desgraciadamente, no tiene alternativa. Es lamentable pero es así. ¿Quizás no votar? Pero lo triste es que no votaríamos precisamente los más informados. Los demás...pues ya sabemos: a Rajoy, a Zapatero...o a Belén Esteban...si se tercia. Porque lo curioso es que no se votan programas: no hay ni un solo ciudadano que se los lea antes de votar. Se votan palabras, dos o tres promesas, imágenes...y la tendencia histórica de cada cual. Se que es una triste pataleta inútil, pero ya lo he dicho en más de una ocasión: a partir de ahora que no cuenten con mi voto. Y con esta Ley Electoral, menos. Y con estos políticos...sería un sarcasmo votar. Porque a cambio del miedo a unos o a otros, y a cambio de dictar algunas leyes que nos parecen beneficiosas ( no me refiero a la Ley del Tabaco, eh) pues les apoyamos con nuestro voto. No, nunca he creído demasiado en las democracias formales, pero es que, ahora, soy enemigo abierto de ellas. Sobre todo de la nuestra; y no digamos nada de la italiana o la portuguesa...mejor no mirar.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Manuel, además de la información vertida, de la que me fio en gran medida, el miércoles se hizo público en algunos medios de comunicación (podemos o no fiarnos, creo que sí, aunque no es información que hasta ahora haya podido contrastar) el resultado del debate sobre las pensiones vitalicias que reciben los ex presidentes del gobierno. Los grupos parlamentarios en minoria plantearon que las asignaciones que reciben perdieran el carácter vitalicio y quedaran reducidas a dos años después de cesar en el cargo, o que se suprimiera si en esos dos años los ex presidentes acceden a otras labores remuneradas. A esa propuesta, el PP dijo que esos altos catgos componen "una institución que merecen prestigiarse", y el PSOE añadio: "está en su mano renunciar o no". Podemos suponer que todo va a seguir igual; o sea: que los tres ex presidentes vivos en la actualidad (Adolfo Suárez, Felipe González y José M. Aznar) van recibir en 2011 una asignación de 79.000 euros, aproximadamente, cada uno. No debemos olvidar que Aznar y González han ingresado en las nóminas de Endesa y Gas Natural, respectivamente, como asesores. No lo harán gratis.

Efectivamente, querido Manuel, las Leyes han de cambiarse y son los políticos quienes deben hacerlo, pero lo tenemos difícil, sobre todo cuando les afectan -para mal, desde su punto de vista- a ellos. Desde los preámbulos de las primeras lecciones de Derecho se decía que la Judicatura ejercia de contrapoder en los estados democráticos y garantizaba los derechos de los administrados. Pura Mentira. Eso sólo es mera teoría, que también tendría que cambiar para no confundir.

Sobra decir que nuestra situación económica actual es muy delicada. Cuando un río se desborda y su cauce desaparece, es muy difícil reconducir el curso. Solo con la participación activa y de la ciudadanía y dentro de la asistencia legal más rigurosa (nada fácil)podría solucionarse el problema. Callados y quietos, no vamos a ningún sitio.En épocas de abundancia, todo podría ser consentido. Ese error lo estamos pagando ahora muy caro. Volviendo al refranero popular, "Cuando no hay harina, todo es mohina".

Un abrazo.

Alex

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Emilio:

Permíteme que coja el hilo de tu discurso aunque no me cites. Y lo hago expresando mi acuerdo sobre tu opinión crítica.

Tratas el tema de las autonomías. Efectivamente, es el mismo mal multiplicado por tantas como hay. Lamento no tener datos a mano sobre las retribuciones-asignaciones-privilegios econonómicos de los mandatarios autonómicos, pero sí te digo que en más de una ocasión se han publicado sueldos de presidentes de algunas comunidades muy por encima de lo que cobraba en el momento el presente del gobierno central.

Aunque no tengo números, y así prefiero ser muy cauto en mis valoraciones para evitar lo que ya he sufrido en alguna ocasión, diré algo que no necesita de muchas demostracione. Hay muchos alcaldes de ciudades y pueblos importantes de España que no reciben ninguna asignación del ayuntamiento cuya Corporación presiden. Nadie puede demostrar otra cosa. Pero qué causalidad, a la vez son diputados provinciales, con permanencia en varias comisiones, permanentes o o no, a las que asiten solo para votar. No valen para otra cosa. Todos sabemos que el dinero no se enseña, pero se ve. Conozco a varios alcaldes que viven como no podrían hacerlo con el rendimiento de negocios poco prósperos y/o actividades liberales de poco fuste. ¿Cuánto cobran por comisiones de asitencia, gastos de representación, dietas, viajes, etc., etc.? Que lo digan diga.

Por lo demás, me ratifico en lo dicho.

Un abrazo.

Alex

Manuel dijo...

¡Ojo!. Me caban de pasar una noticia que puede ser importante. No he tenido tiempo de contrastarla. Pero os la dejo aqui por si alguien quiere echar un vistazo.

Si es verdad... ¡ojalá prenda como la pólvora y se convierta en un nuevo Tunez!... esta vez europeo.

copiar el enlace:

http://nosinmibici.com/2011/01/23/2073/

Un abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Gracias, Manuel, por esta nueva aportación. Habrá que verlo con cuidado y analizar su contenido.

Un abrazo.

Alex

Emilio Porta dijo...

Como que no te cito, Alejandro...es obvio que estábamos teniendo una conversación entre tú y Manuel, tú y yo y Manuel y yo...vamos, qué cosas me dices...Me parece superinteresante todo lo que señalas...y lo que plantea Manuel de Islandia ( el enlace) es muy interesante...aunque no es lo mismo hacer una "revolución ciudadana" en Islandia y sus 300.000 habitantes...que aquí, donde, además, no sólo cada región o zona tiene sus peculiaridades...y "autonomias" sino que cada habitante es en si mismo un sólo país ( es tan triste como que es así...) en fin, de todas formas, todo esto enlaza con mi "desánimo" ante la política y nuestra "democracia"...que es intrínsecamente perversa...No, Manuel, tranquilo, no deseo que resucite Franco...sólo que se quede bien enterradito en el cementerio de El Pardo, fuera del Valle de los Caidos, que eso sí, debe permanecer en pie, como permanecen las pirámides, pero sin ponerle color...pero no estaría mál que la manita incorrupta de Santa Teresa, que dicen que el dictador ( no lo digo peyorativamente, es el nombre técnico) guardaba...bueno pues esa manita si debería moverse y sobrevolar por encima de las cabezas de estos mangantes...como aviso. Ya se escondieron todos ( menos Suarez, Carrillo y Gutierrez Mellado ) debajo de los bancos en el Congreso cuando el loco de Tejero entró a golpe de metralleta...y parece que se les ha olvidado que no son nada.
Un abrazo a los dos.

Alejandro dijo...

Manuel,no he encontrado mucho publicado sobre la revolución de Islandia en medios conocidos (quizá sean estos los menos fiables por ser los más vendidos y los que rinden más pleitesía a todos los poderes), pero si que hay varios artículos al respecto, del mismo corte que el que tú nos has facilitado. Os copio un enlace donde podéis ver lo mismo con algunos matices diferentes:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=109032

Como tú bien dices, Emilio, es mucho más difícil ponerse de acuerdo muchos que pocos, y sobre todo si los muchos están repartidos en comunidades autónomas, que, para peor, no siempre reman en la misma dirección. No es lo mismo hacer una "revolución ciudadana en Islandia con 300.000 habitantes, que en España con casi 47 millones de almas. Pero las dificultades no han de ser motivo para desistir de cualquier iniciativa que pueda llevarnos a una solución. No serán fáciles los trámites y menos llegar al buen fin que a todos nos gustaria. No existen varas mágicas capaces de resolver sin esfuerzo. Islandia es un buen ejemplo a seguir, por razones obvias: parece que están limpiando el circo político de inútiles y corruptos sin violencia. Aquí, como allí, habría que crear plataformas reivindicativas, de protesta... como se quieran llamar, con voz lo suficientemente fuerte que exprese el descontento de los ciudadanos sobre la labor de los administradores. Para empezar, bueno sería solicitar, de manera democrática y pacífica, una ley que permitiera cesar a cualquier mandatario (local, autonómico o nacional)y responsabilizarle de sus errores sin tener que esperar unas elecciones o a que el encausado dimita por voluntad propia. Sería un buen principio, si, y sería además otro ejemplo a seguir a la hora de cambiar muchas leyes que no nos gustan. Lo más difícil es empezar.

Abrazos a los dos, Emilio y Manuel.

Alex