jueves, 16 de junio de 2011

TODO SIGUE IGUAL

Cada uno por su sitio y las bicis por su carril

Ya hemos salido de la vía muerta: aparcamiento de proyectos,  refugio de nuestro dolor, tras los golpes que nos da la vida con su código natural, y eco de los rugidos de la tierra furiosa, que nos habla con firmeza, airada, como harta de los daños que le hacemos. Así pensaba Eugenio ayer, cuando caminaba después de beberse los dos vasos de agua prescritos por el médico. Le gusta más el Ribera de su bodega, pero…

         A pesar de las semanas transcurridas, todavía quedan por ahí fotos de los candidatos; lo vio con miradas fugaces, sin perder de vista el suelo para no pisar las “suertes” que van soltado los chuchos en la acera; ellos tienen espacios arenosos, exclusivos,  para que hagan sus necesidades, pero nada; infectan todo y la culpa se la llevan los pepinos. Sin embargo, él no encuentra urinarios públicos donde aliviarse después de tanto beber. “¡Hay que jeringarse!”, se queja Eugenio.

           Sigue su camino y, por fin, evacua en un lugar escondido, detrás de un montón de ladrillos olvidados en una de esas construcciones de nunca acabar, quizá afectada por la sequía financiera de alguna caja de ahorros.  Retoma su marcha por las calles más céntricas de la ciudad. En las esquinas hay  más pordioseros que antes. Se para en un semáforo, justo al lado de un bar que tiene la tele a todo volumen. Oye que el locutor habla de la toma de posesión de los alcaldes, del déficit de los ayuntamientos, de otro caso de corrupción y de las reivindicaciones ciudadanas, que los políticos no saben o no quieren interpretar. No dicen nada de las catástrofes de Lorca y Japón… Se abre el semáforo; cruza. Un ciclista que circula entre los peatones casi atropella a un grupo de transeúntes.

Mucha promesa de cambio, muchos ladridos diferentes, pero después de las elecciones todo sigue igual.

9 comentarios:

Manuel dijo...

Parece verdad, Alex: África sigue acabando en los Pirineos y la esperanza se acaba mucho antes, abajo, allí donde nada llega y todo nos hace más vulnerables.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Cierto lo que dices, amigo Manuel. Sin embargo, no sé si porque es hora temprana, yo tengo la esperanza de que África, de los Pirineos para abajo, empiece a ver la luz de ese sol que calienta los motores de la expresión reivindicativa. Quienes nos "malgobiernan" no quieren ver, pero creo que antes o después tendrán que dirigir miradas de eficacia, resolutivas, a los más vulnerables, que tú dices.

Un abrazo, amigo, por latir siempre tan cerca.

Alex

Felipe dijo...

Yo voy un poco mas lejos y me lamento de que no es cierto que todo siga igual, ha ido a peor pues la corrupción les hace mas fuertes. Pais......

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Valiosa tu apreciación, querido Felipe. Es cierto que los corruptos no pagan el precio que deben y así cada vez hay más practicantes del trinque sin ningún temor. Se hacen fuertes, pero la indignación es cada vez mayor y esto tiene que acabar. Es tarea de todos levantar la voz y protestar para que, como bien dices, no estemos cada vez peor.

Gracias por pararte en este rincón reflexivo, que también es tuyo.

Un abrazo.

Alejandro

Alicia Uriarte dijo...

En el País Vasco, andamos con la respiración contenida. La irrupción del nuevo grupo político puede ser un arma de doble filo. Dentro del mismo se encuentra, por un lado, la parte más radical del electorado. Sin embargo, por otro lado, se han ido también con ellos muchos votos de una izquierda que no sabe ya a quién arrimarse y que aún no ha perdido la esperanza, siendo esta opción acaso lo que puede ser para ellos la última munición. De como usen la misma dependerá mucho para Euskadi. Del resto ya lo hemos visto casi todo. Aunque por lejos que llegue nuestra imaginación, desgraciadamente, no dejan de sorprendernos.

Esperemos algún cambio.

Un abrazo.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Alicia, en estos momentos de indignación, lo priporitario es esperar sin dejar de intervenir. Debemos intervenir y manifestarnos para expresar nuestro descontento, coordinando nuestras reivindicaciones con firmeza pero pacíficamente. Si eso no diera los resultados que todos deseamos, entonces tendríamos que pasar a la acción política. El pueblo -apolítico- debería organizarse en un partido, que sería mayoritario, y desbancar a los mentecatos que ahora nos gobiernan.

Todos comprendemos que ahí estéis expectantes ante la presencia del nuevo grupo. Aquí ya sabemos de qué pie cojean unos y otros, en el País Vasco tendréis que esperar para ver sus comportamientos. La socidad en general ha cambiado mucho, ahí tambien, y tal vez no necesitéis tener la respiración tan contenida.

Hay que esperar y tener esperanza. Cuando todo está tan mal, lo único que puede pasar es que algo se arregle. Sí, todo puede empeorar, pero mejor no pensar en eso. Seamos optimistas. Nuestras voces conseguirán que amanezca otra vez en todas plazas, donde renacerá la actividad y el bienestar que siempre deseamos.

Con la confianza de ver pronto esas victorias. Recibe el cariño de siempre.

Alex

Mari Carmen Azkona dijo...

Alex, bendito Eugenio...todavía no se ha dado cuenta de que existen dos mundos paralelos, el de los políticos y el de la ciudadanía, y que raramente convergen. Pero son tiempos de cambios, dile a Eugenio que no pierda la esperanza...Tendrán que escucharnos.

Besos y abrazos a los dos.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Nos escucharán, Mari Carmen, nos escucharán, pero aún quedan muchos ciudadanos como Eugenio, que viene de una historia un poco rara, como tantos, y que ha tenido que retroceder en el tiempo para volver a empezar. Eugenio, indignado desde hace mucho tiempo como habrás leído en su historia, ahora empieza a enderezar su destino y no ve, quizá, lo que otros sufren. Él sufrió antes. Ahora se dedica a otra cosa y cuenta lo que ve desde la distancia.

Gracias por acercarte a estos barrios del arrabal.

Ya le he dasdo tu recado a Eugenio. Te manda besos, y yo los mios, con el cariño de siempre.

Alex

el burladero dijo...

Es cierto que todo sigue igual,pero yo tengo la esperanza de que esto mas pronto quen tarde tiene que cambiar. Nuestros politicos no pueden mirar para otro lado viendo como las familias pasan momentos tan dificiles, y nuestros jovenes universitarios no encuentran un puesto de trabajo. Se que sera muy dificil limpiar de corruptos, con la partcipaion de todos lo conseguiremos. SALUDOS CORDIALES.